Navigation – Plan du site

Violencia y mujer en Granada en la primera mitad del siglo xvii

La violence et les femmes dans la Grenade de la première moitié du XVIIe siècle
Violencia y mujer en Granada en la primera mitad del siglo XVII
Violence and women in Granada in the first half of the seventeenth century
Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz

Résumés

Les chroniques urbaines du XVIIe siècle sont pleines d´événements dramatiques qui reflètent une violence structurelle. Pour la ville de Grenade les Anales de Henríquez de Jorquera montrent de nombreux cas de violence. Sa description de faits de violence n'est pas exhaustive. Cet auteur préfère choisir ceux qui ont des caractéristiques frappantes. Mais il garde aussi le silence par rapport à certains délits. Certains cas présentent des protagonistes remarquables et d'autres des actes d'une grande cruauté. Il met également en lumière les cas dans lesquels une femme a été victime ou auteur d'actes de violence, surtout dans les meurtres. Son récit concis est accompagné d'observations personnelles. Quelques cas de procès d'Inquisition avec présence de femmes sont aussi inclus dans cette étude.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Así lo desvela Antonio Marín Ocete en el prólogo a Francisco Henríquez de Jorquera, Anales de Grana (...)

1Hasta 1934 no aparecieron editados los Anales de Granada, obra de un autor casi desconocido del siglo XVII. No debió tener intención de que se publicaran, lo que añade valor a una fuente indirecta y subjetiva, como lógicamente es ésta. Pero fuente al fin y al cabo. Para tomar el pulso a la Granada seiscentista no hay mejor inicio que rastrear los centenares de páginas que nos han dejado estos Anales de Francisco Henríquez de Jorquera. Natural de Granada, como confiesa él mismo, era hijo de un soldado de Felipe II en la Guerra de las Alpujarras1. Nació en 1594 y su dedicación, siguiendo la tradición familiar materna, fue la de menestral (como la sastrería), mientras se iba entregando a su afición literaria. Residía en Granada (parroquias de Sta. Ana y de S. Andrés), pasando a menudo también a su hacienda de Alfacar. Menciona viajes diversos a Toledo o a Sevilla; en esta ciudad transcurren los últimos años de su vida, que bien pudo acabar en 1646.

  • 2 Ibid., p. XXIX.

2Era amigo de los fastos grandilocuentes, algunos de los cuales glosó en piezas poéticas de más valor histórico que literario. Pero la obra de su vida son los Anales, que aúnan realidad e idealismo en un cúmulo de noticias abordadas con psicología localista no carente de un tinte humanista2. Todo un mundo de fastos y miseria que arranca en 1590 para seguir ya continuadamente desde 1603 (cuando contaba el autor menos de diez años) hasta 1646, refiriéndose los últimos años, desde el otoño de 1642, a Sevilla, donde ya residía el autor. Las noticias de los primeros años resultan escuetas, mucho más detalladas a partir de la década de 1630; debió ser por entonces cuando le dio forma literaria, rescatando retazos de memoria y tal vez anotaciones guardadas de año en año. Esta circunstancia explica un producto desigual, así como la frecuente presencia de errores, comenzando por los cronológicos.

  • 3 Juan Luis Castellano, «El reino de Granada en el xvii», in El Reino de Granada en el siglo xvii, Va (...)
  • 4 Juan Eloy Gelabert, «El reino de Granada en el contexto hispano seiscentista», in Historia del Rein (...)

3Granada constituye todo un símbolo político después de su conquista, a pesar de la dura etapa morisca. Las claves para entender esta ciudad y su reino pueden resumirse a la altura de 1600 en: escasa población, territorio de frontera, sociedad repobladora (con pretensión igualitaria), pervivencias moriscas, enorme peso de la burocracia y regio patronato en lo eclesiástico3. La Granada de Henríquez de Jorquera es una Granada que está saliendo de una crisis profunda en diversos aspectos, pero sobre todo derivada de la quiebra de un modelo social con implicaciones en todos los órdenes, incluyendo las mentalidades colectivas. Una ciudad, ciertamente singular, «por ser cabeza de uno de los reinos más bisoños entre los veinticuatro que componían aquella monarquía»4. La primera década del siglo XVII supone una especie de respiro, la búsqueda de una nueva identidad, en la que participan activamente las élites sociales apoyando un modelo de exaltación religiosa e histórica de la ciudad. Tienen mucho que ver en ello los hallazgos del Sacromonte, una ilusión con la que vivió la ciudad durante todo el siglo, e incluso más: remontar la antigüedad de su cristianismo a los tiempos apostólicos y colocar su prestigio por encima de las restantes diócesis hispanas.

  • 5 Francisco Sánchez-Montes González, «La población», in Historia del Reino de Granada. III. Del Siglo (...)
  • 6 James Casey, «La sociedad: la familia y los procesos de oligarquización», in Historia del Reino de (...)
  • 7 Ibidem, p. 143.

4Aquella ciudad tardaría en recuperarse. En lo demográfico persiste durante el Seiscientos una crisis estructural, a la que colaboran las epidemias y otros factores, como las crisis de subsistencia, los efectos indirectos de las guerras e incluso la emigración5. En lo social, Granada, como en general las ciudades españolas, avanza por la senda de la oligarquización, mostrando una relativa prosperidad en medio de la decadencia general del país; pueden señalarse como ámbitos dinamizadores el de la justicia, que atraía numerosos litigantes y servidumbre, así como la actividad artesanal y el frondoso mundo de posadas y mesones. Puede fundarse una relativa movilidad en el hecho de que el 16 % de los matrimonios implicara a algún forastero6. La familia era el marco opresivo en el que solía moverse la mujer. Del enlace sacramental derivaba un ámbito de orden, la familia «como matrimonio y como empresa», pero «sin olvidar su dimensión cultural, la memoria del linaje, la solidaridad con los amigos de la casa, que pronto se convertían en aliados matrimoniales o en compadres», algo así como una «federación de familias, con sus clientes, que integraban una especie de comunidad»7. Pero la realidad no fue una balsa de aceite y los conflictos violentos aparecen por doquier.

  • 8 Casos que llaman la atención, cuando lo habitual es que sólo se detenga en la muerte de aquéllos qu (...)
  • 9 Sobre estos procedimientos es justamente clásica la obra de Francisco Tomás y Valiente, El derecho (...)
  • 10 James Casey, op. cit., p. 301.
  • 11 Juan Luis Castellano, «La violencia estructural en el Barroco», in Violencia y conflictividad en el (...)
  • 12 Por extenso en Adelina Sarrión Mora, Beatas y endemoniadas. Mujeres heterodoxas ante la Inquisición (...)

5La «crónica negra» de medio siglo de historia también está presente en las páginas de los Anales de Granada. No es lógicamente una exhaustiva relación de sucesos, pero sí recoge lo que se sale de lo habitual y causa escándalo, lo que exige una firme actuación de la justicia, cuyo morboso espectáculo aflora en las páginas de Henríquez de Jorquera8; causas criminales propias de la sociedad veteroestamental9. Era simplemente una cuestión, sentencia Casey, de «visibilidad pública»10. Desde luego, las crónicas de los inicios del Seiscientos están «manchadas de sangre». Sus informaciones son, sin embargo, insuficientes en relación con la represión religiosa; para ello ha sido necesario recurrir -de manera indirecta- a fuentes inquisitoriales. Se trata de un ámbito necesario en nuestro propósito de abordar la violencia, a la vez que nos ayuda a valorar el alcance real y los silencios de la obra de Henríquez de Jorquera. Se perfila así un mundo de violencia -«una estructura cotidiana» en el Antiguo Régimen, especialmente en la época del Barroco, más allá de hechos puntuales11- que puede implicar a la mujer. Y es que también aquí aflora la mujer, sobre todo cuando intentaba transgredir el programa de vida que se le tenía asignado12.

La Inquisición. Delitos de hechicería y solicitación

6Los Anales de Granada serán nuestra fuente, salvo en este apartado en que sus anotaciones se nos ofrecen exiguas, por lo que recurrimos a monografías sobre la Inquisición granadina para esta época, en sus actuaciones en la ciudad y en todo el distrito de este tribunal.

  • 13 María Ángeles Fernández García, Inquisición, comportamiento y mentalidad en el Reino de Granada (16 (...)
  • 14 Adelina Sarrión Mora, Beatas…, op. cit., p. 36.

7Los delitos contra la ortodoxia religiosa no entendían de género, ¿o tal vez sí? Es bien sabido que algunos delitos de los perseguidos por la Inquisición eran típicamente femeninos, especialmente los relativos a magia y brujería. La mujer cobra protagonismo en estos casos, a pesar de que la brujería en sentido estricto apenas se dio en España, y en todo caso se circunscribía a determinados territorios peninsulares. Desde luego, «acercarse al mundo de las hechiceras, beatas, ilusas…, es penetrar en una parcela de poder de la mujer»13. Dominaban en ello las mujeres solas y en situación marginal; en muchos casos la hechicería era su modo de vida -una especie de «servicio público»-, al que se recurría con frecuencia. A fin de cuentas, como sostenía el Malleus maleficarum, «todas estas cosas de brujería provienen de la pasión carnal, que es insaciable en estas mujeres»14.

  • 15 Jean Pierre Dedieu, «La sexualidad ante la Inquisición», in Furor et rabies..., op. cit., p. 434.
  • 16 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 808. Interesante gradación de las penas impuestas a m (...)
  • 17 Esos delitos «femeninos» suelen relacionarse con la moralidad, concretamente con la moral sexual y (...)
  • 18 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 22. Setenta y tres de esos ochenta y cinco casos se di (...)

8Rara vez se menciona en los Anales alguno de esos delitos tildados comúnmente de femeninos, generalmente conductas que implicaban opiniones heterodoxas15. Sirvan de ejemplo el caso de una «hechicera de mucha fama» castigada en 1615, sin especificar cómo, y la condena infamante que recayó en agosto de 1638 sobre la viuda de un hombre rico, mujer «de buen porte», acusada de hechicería y de ser alcahueta de sus hijas; alcahuetas, a menudo tan necesarias como denostadas. El castigo habitual en este caso era el público paseo con una coraza o insignia, acompañado del destierro temporal de Granada y su reino16; en ocasiones se añadían azotes y, por supuesto, penas pecuniarias. Henríquez de Jorquera cumple a la perfección con el cliché habitual, al fijarse en estos delitos femeninos y no en otros comunes en los que también participaban mujeres17. Los delitos de hechicería supusieron un 6 % de las causas juzgadas por la Inquisición granadina en el siglo XVII18.

  • 19 Por tanto, «las mujeres acusadas sirvieron de chivos expiatorios en los que descargar una violencia (...)
  • 20 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 576.
  • 21 Ibid., p. 582.

9Fuera de la órbita inquisitorial algunos delitos que tenían como actores a mujeres se ligaban al mundo de la hechicería, tras el que pretendidamente se ocultaba el demonio, del que se consideraba aliada natural e incluso instrumento la mujer19, mediando entre ambos un pacto tácito generalmente admitido. Así cabe considerar en noviembre de 1611 el envenenamiento con arsénico de un hombre por su esposa, con la finalidad de casarse con otro. Estos casos se castigaban con una pena pública y ejemplar: fue ejecutada con garrote, junto al puente del Genil, y seguidamente su cuerpo encubado en el río, junto a un gato y un perro, como expresión del oprobio social20; en otros tiempos para acentuar ese oprobio en semejantes parricidios se encubaba al reo aún vivo. El cadáver acabó enterrado en la parroquia de Nuestra Señora de las Angustias, la más próxima al lugar de la ejecución. Además, este delito no entendía de clases sociales, pues en 1612 la ejecutada fue una mujer natural de Murcia, «de calidad y nobleça»; llevaba muchos años presa por envenenar su marido y fue condenada por los alcaldes de corte: «la ahorcaron en la plaça nueba y la llevaron a encubar al río de Genil, como se acostumbra»21.

  • 22 Era «gente del pueblo, ignorantes en su mayoría, que buscan en la hechicera algún remedio para sus (...)
  • 23 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 207. La vergüenza pública era la pena para estas vende (...)

10Se constata además que estas mujeres acudían a otras buscando remedios a sus frustraciones y desgracias22; y el veneno era uno de esos remedios, «polvos -se dice en un proceso- para matar al marido, hechos con jalapa y cancina de perro, aconsejándoles que los echasen en una taza de caldo»23. Envenenar exige engaño (también engañosa se pregonaba la misma belleza femenina), lo que se consideraba un arma innoble, propia de la mujer, para compensar su inferioridad física.

  • 24 Ibid., p. 202.
  • 25 Interesante reflexión sobre el tema en Bartolomé Clavero, «Delito y pecado. Noción y escala de tran (...)
  • 26 Jaime Contreras, «Justicia y reconciliación: perdón, castigo y restauración. España (s. xvi-xviii(...)

11Era frecuente que ellas no encontraran contradicción con sus creencias: si una tal Francisca López confesaba trato carnal con el diablo, declaraba tranquilamente que «no lo hace por apartarse de nuestra fe católica sino por tenerle grato para las cosas que le pedía»24. Excesos de celo y desviaciones en las prácticas religiosas se encuentran, por otra parte, en las actuaciones de las beatas (visionarias y profetisas en algunos casos), no exentas de ganancia. Es fácil observar la amalgama entre pecado y delito, que tiene mucho que ver con un ordenamiento social inspirado en la revelación y con la existencia del alma como trasfondo25, de modo que al «estar vinculada la justicia a una doctrina de la gracia santificante y de la caridad… el pecado tenía entidad de delito»26, jugando su papel el concepto de «justicia restauradora». En este sentido, se consideraba prioritario para la defensa del sistema atajar

  • 27 María Luisa Candau Chacón, art. cit., p. 404.

…los atentados contra la Majestad divina o humana, contra el orden natural establecido con vistas a la procreación, contra el principio instituido de ordenamiento social -protegido tantas veces por armaduras de honor y honra-, o contra el ánima, que supera la vida27.

  • 28 Véase al respecto Heinz Schilling, «El disciplinamiento social en la Edad Moderna: propuestas de in (...)

12Esa defensa era en sí misma una manifestación de poder y una expresión de reconocimiento social, objeto de vigilancia como arma de disciplinamiento social28.

  • 29 Las mujeres condenadas por el tribunal de la Inquisición de Granada a lo largo del siglo xvii ascie (...)

13Nuestro analista, Henríquez de Jorquera, se refiere a ciertos autos de la Inquisición granadina, en general con parquedad de datos. Sin embargo, es evidente que le llama la atención la presencia de mujeres, cuando las hay, tal vez por la escasez de casos de reas29, tal vez sencillamente por la curiosidad de tratarse de mujeres.

  • 30 En Flora García Ivars, op. cit., p. 236.
  • 31 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 550.
  • 32 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 87.
  • 33 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 600. Es dudoso que confesara antes de morir, ya había (...)

14Si hay alguna característica destacable a la hora de caracterizarlas es la contumacia que presentan; en especial las mujeres conversas aparecen como «dotadas de una gran fuerza, irreductibles, que mantienen sus creencias porque se sienten herederas de los valores ancestrales de su raza»30. Una mujer fue quemada viva en la hoguera durante un acto de fe celebrado en Granada el 30 de noviembre de 1606; se señala expresamente que «murió confesando la secta de Mahoma»31. Coincidía con un caso que afloró en 1603: de nada sirvió una anterior condena a Mari Alfataima a que fuese instruida, hasta catorce testigos declararon en su contra y, siendo ya por tres veces acusada, fue relajada en persona en el auto de 1608: «murió pertinaz»32. Lo mismo acaecía, en este caso por judaizar, a Dª. Mencía del Carpio, esposa de Baltasar Fernández de Villalobos, el 28 de mayo de 1615. Condenada a la hoguera esta mujer notable, «vino a confesar en el quemadero»33, a pesar de ello fue quemada viva por haber sido sentenciada anteriormente por la Inquisición.

  • 34 Espeluznante testimonio de la práctica del tormento en el trabajo ya clásico de Francisco Tomás y V (...)
  • 35 Referencia a la tortura en el tribunal inquisitorial granadino en Flora García Ivars, op. cit., p. (...)
  • 36 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 478.
  • 37 Ibid., p. 449.

15El tormento se aplicaba a hombres y mujeres34. Era la primera manifestación de violencia física en el proceso inquisitorial35. Se hallan casos en que ellas lo eluden alegando estar embarazadas, como ocurrió con una esclava, Mónica, en 1633, aunque se le aplicó la tortura más tarde. Dª. Leonor de Viedma, viuda del médico Carmona, sin embargo, confesó antes de recibir un segundo tormento36. Una penitenciada por judaizante en 1595, hija del Dr. Gómez de Santofimia, no confesó a pesar de que «diosele tormento de siete bueltas de cordel a los brazos y seis jarrillos de agua, y se la apretaron los garrotes de los molledos, muslos y espinillas sendas vezes y los de los muslos segunda vez»37. Igual ocurrió con su hermana menor. Las penas impuestas, empero, no fueron excesivas: un año de reclusión y multa de cien y doscientos ducados respectivamente para «gastos del Santo Oficio». Hubo mujeres en ese proceso que soportaron hasta nueve vueltas de cordel sin confesar. Abundan miembros de las élites granadinas (esposas de escribanos, mercaderes, abogados, etc.).

  • 38 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 45.
  • 39 Ibid., p. 280

16También el caso de la morisca Lucía, puesta en el potro en 1632, contribuye a confirmar esa pertinacia femenina: «estándola dando vueltas, primera, segunda, tercera y cuarta, no confesó nada, más de llamar a Dios y su Santa Madre y que ella era cristiana por la gracia de Dios»38. Conviene recordar que no sólo se aplicaba en las cárceles del Santo Oficio; por ejemplo, el cepo se usaba en el beaterio de Santa María Egipciaca, que recogía mujeres «rescatadas» de la prostitución e incluso otras confinadas allí por sus maridos, siempre consideradas «malas mujeres». Por cierto, aunque no tratamos esa categoría en este trabajo, una mujer bígama (casada tres veces) recluida en dicho beaterio, fue condenada en 1645 a la vergüenza pública con doscientos azotes39.

  • 40 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 886.
  • 41 Tomás A. Mantecón, «El mal uso de la justicia en la Castilla del siglo xvii», in Furor et rabies...(...)
  • 42 Cit. en Francisco Tomás y Valiente, «Delincuentes y pecadores», in Sexo barroco y otras transgresio (...)

17Volvamos a la Inquisición. Penitenciada resultó una mujer portuguesa, vecina de Málaga, que salió también como judaizante, junto a dos hijas doncellas, en el auto de fe celebrado el 19 de marzo de 1641 en la iglesia de Santiago40, donde tenían lugar generalmente los autos particulares (los dos autos antes mencionados, generales, se habían celebrado en la plaza de Bib-Rambla). Huelga mencionar la masiva asistencia de gente a estos ejemplarizantes castigos, ritual en el que, de paso, se asociaba la comunidad misma al supremo valor de la justicia41. En general, la presencia de público era común a todas las ejecuciones, en las que, tal vez por exigencia del ritual, sabía cómo manifestar sus estados de ánimo: «en un instante trocaron el orgulloso semblante que tenían de la execución de su muerte en demostrativa y manifiesta tristeza»42. Es una tónica en las crónicas de Henríquez de Jorquera, como también el interés por personas de notoriedad, hecho que amplifica el caso y sus circunstancias.

  • 43 María Luisa Candau Chacón, Los delitos y las penas en el mundo eclesiástico sevillano del siglo xvi (...)
  • 44 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad y confesión. La solicitación ante el Tribunal del Santo Oficio (si (...)
  • 45 Ibid., p. 366. Véase también Stephen Haliczer, Sexualidad en el confesionario. Un sacramento profan (...)
  • 46 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 22. Fue más frecuente en Granada que en los tribunales (...)
  • 47 El arzobispo Pedro Guerrero lo vio como un tema muy preocupante (José Mª. García Fuentes, «Inquisic (...)
  • 48 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad…, op. cit., p. 94.
  • 49 José Mª. García Fuentes, Visitas de la Inquisición al reino de Granada, Ganada, 2006, p. 305. Acont (...)
  • 50 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad…, op. cit., p. 155.

18Especial incidencia sobre la mujer tiene otro delito perseguido por la Inquisición (y anteriormente por la justicia episcopal): la solicitación en confesión. Si el pecado de la carne expresa en grado sumo la corrupción del alma, en la solicitación se asocia a un doble desprecio sacramental, el de la penitencia y el del sacerdocio, en un momento en que ambos son menoscabados en el mundo protestante. Cabe insertar la solicitación en el catálogo de los «pecados de la carne» en los que incurren algunos clérigos, con evidente pérdida de la privacidad: amor ocasional, estable, adúltero y, especialmente, «amor forzado», en la clasificación de Mª. Luisa Candau. Aunque su estudio corresponde al siglo xviii, los casos, pocos, que se ajustan al amor forzado (violaciones y estupros) suelen presentar a la mujer como incitadora y deshonesta, siempre sospechosa en un contexto dominado por actitudes misóginas43. En suma, la solicitación era un «ataque contra el binomio confesión-sexualidad que escrupulosamente se había construido»44 y acabó considerándose una herejía, si bien al castigarla «los inquisidores nunca pretendieron sancionar las agresiones a la mujer, por brutales que fuesen, sino dignificar el sacramento de la penitencia y la figura del sacerdote encargado de administrarla»45. No encontramos casos de este tipo en las páginas de los Anales de Granada, pero los hubo: 85 casos (un 4,5 % de las causas) en el Santo Oficio granadino para el Seiscientos46, con un claro incremento respecto al siglo anterior47; al igual que en el tribunal de Galicia, en el de Granada se aprecia especialmente un aumento en las décadas de 1620 y 163048. Con frecuencia estos actos «torpes» no pasaban de palabras amorosas, que solían ruborizar a la confesada, con tanto donaire como frescura, como cuando el dominico Gabriel Buytrón, tras decirle a una penitente que buscase hombre que la «sepa regalar», se insinúa de esta manera: «si ubiéredes de hazer algo, con un clavo se saca otro clavo, y después quedaréis libre de lo uno y de lo otro»49. Pecado y perdón al mismo tiempo; abuso y vergüenza. Pero en otras ocasiones pasaron a acciones incómodas, a veces violentas, una violencia verbal e incluso física, aunque el consentimiento de la mujer y una mayor colaboración parecen observarse con el paso del tiempo, a la vez que se reducía el número de estos delitos50, pero sin merma del sentido de atropello, dada la relación de inferioridad de la mujer respecto al confesor. El clero regular sobresalió en estas conductas desviadas (tres frailes por cada clérigo secular en la Granada seiscentista).

19Esas conductas admiten una gradación. Veamos algunos ejemplos. Un tercero franciscano de Antequera, fray Hernando, acosó a una mujer de veintitrés años que pretendía confesar hacia 1596; ella

  • 51 José Mª. García Fuentes, Visitas.., op. cit., p. 320-321.

…le dixo que no la persiguiese porque no quería andar en aquellas cosas y el reo le dixo que tubiese su amistad y que la quisiese, abraçándola, y ella se despidió dél y nunca más le a visto51.

  • 52 Ibid., p. 352.
  • 53 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 274.

20Más lejos llegó hacia 1603 el carmelita descalzo malagueño fray Francisco de la Concepción al preguntar a una mujer mayor en confesión si tenía tentaciones de la carne. Al responderle que sí, le espetó: «pues cumplid vuestro deseo», entendiéndose insinuación del fraile52. Se suspendió la causa, tal vez porque la misma mujer había denunciado por lo mismo a otros dos frailes más. Crece el atrevimiento con fray Alonso de Alcántara en 1637: estando la penitente ante él, de rodillas, «le tomó la mano, se la adentró en sus partes vergonzosas y en ella cumplió su voluntad»53. Y alcanza el cinismo, según la visita de 1602, el franciscano accitano Francisco de Torres, pues ante una confesante

  • 54 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 327.

…sacó sus partes vergonzosas y dijo a la dicha mujer que las tomase en la mano…, la tomó de la mano y se la puso en sus vergüenzas de él, y la dicha mujer la quitó luego y se escandalizó de lo que el dicho frayle avía hecho, el qual le dijo que no se lebantase y que se confesase de este pecado que avía pasado con él54.

  • 55 Ibid., p. 374.

21Aún se podía llegar más allá, como hizo el dominico malagueño fray Lorenzo de Espinosa con una mujer mayor, según averiguación de 1607: tras arrullarla con «vida mía», «corazón mío» y expresiones por el estilo, «la tomó de la mano y se la llegó a sus partes bergonzosas y tubo polución en la mano desta testigo. Y esto pasó dos beces en diferentes días que habló con él»55. Especialmente descarado se mostraba fray Domingo de la Vega, dominico denunciado por seis mujeres. No se limitaba a abordarlas en el confesionario pidiéndoles, por ejemplo, que le mostrasen las piernas; en uno de estos casos

…fue a su casa y le preguntó que por qué se avía enojado, y empezó a retocalla y a querella abrazar y esta le dijo que por su mal trato se avía enojado y que la dejase no se descomediese con ella que mirase que estava allí una hija suya.

22A otra mujer le dijo con el mayor desparpajo para engatusarla: «hija mía, aunque vos y yo estuviéramos juntos en una cama, estuviéramos como dos hermanos que no os agraviaría yo en el pelo de la ropa». Y a la última testificante

  • 56 Ibid., p. 329-331.

…la vesó en la voca, cinco o seys vezes, y la metió la mano por debajo de la ropa y llegó con ella a sus partes vergonzosas y la testigo dijo que daría gritos si no estava quedo56.

  • 57 Ibid., p. 338.
  • 58 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 275.
  • 59 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 337.

23Por su parte, una lega del monasterio de Santa Isabel de Baza confesaba en 1602 su «afición» al cura de Puebla de Don Fadrique, Juan Sánchez Munuera. Éste no desaprovechó la ocasión de medir el nivel de «calentura» y «la metió la mano en los pechos y la besó en el rostro muchas vezes y pasó adelante con la confesión y la absolvió»57. También el dominico fray Alonso Guerrero instigó a una monja en confesión en 1633, pidiéndole que le mostrase senos, brazos y todo el cuerpo, en lo que aseguraba no haber pecado, proponiéndole después el trato carnal58. Y, a pesar de las amenazas, no consintieron dos hermanas, según la visita de 1602, que el beneficiado de Santiago de Baza, el bachiller Sebastián de Arévalo, se sobrepasara con ellas; consciente del riesgo asumido, se atrevió a decir de una de ellas que «si dice algo contra mí…, la tengo de poner en el espino de Santa Lucía porque es una vellaca, puta, amanzebada»59. Siguióse esta pesquisa en Córdoba y, como en la mayoría de estos casos, planeaba la duda sobre a quién creer.

24A veces, en fin, la solicitación es intensamente gradual. El dominico Juan Botallo había seducido a una confesante hacia 1620, cogiéndole la mano y diciéndole «mi alma y mi vida, y que le avía de gozar y cabalgar». Ya en un rincón apartado del templo

...la comenzó a decir munchos requiebros y palabras amorosas, besándola y abrazándola, y tomándole una mano se la entró en sus partes vergonzosas, y puniéndoselas en la mano de la susodicha tubo polución en la mesma mano.

25La causa quedó suspendida a pesar de que unos días más tarde, en el mismo templo, en un rincón apartado, tras levantarle el vestido,

  • 60 Ibid., p. 438-439.

…la arrimó a la pared y, sacando su natura o mienbro, sintió la susodicha que se la trajo por las yngles y natura desta, aunque no le pareció que la entró dentro, pero que sintió gusto y delectación, de manera que la susodicha descargó su semen y el dicho frayle también descargó60.

  • 61 Ibid., p. 369.
  • 62 Ibid., p. 370.
  • 63 Ibid., p. 390.
  • 64 María José de la Pascua Sánchez, art. cit., p. 128.

26En alguna ocasión se deja traslucir un impulso fruto de una ignorancia de base o de una continuada temeridad; ello sin mencionar el recurrente tema de la falta de vocación y de la relajación del celibato. Seis testigos (dos de ellos mujeres) denunciaban en 1606 a Juan de Cárdenas, beneficiado de Cómpeta, por solicitar a las penitentes, revelar el secreto de confesión y maldecir los sacramentos61. Otras veces, sencillamente, muestran un enamoramiento real o fingido, como confesaba por entonces el franciscano P. Mesa: «la dixo que desde un día que le vido las piernas pasando por el rio avía quedado tan rendido de su amor que no comía ni vebía»62. Por supuesto, siempre hubo en estos sucesos un abuso de autoridad, pero parece especialmente degradante en casos como el del beneficiado de Lanjarón, en 1607, dispuesto a mitigar la pobreza de la familia de una penitente, «con ánimo de tener acçeso carnal con ella»63, una cínica realidad bastante común, sobre todo en áreas rurales, en las que abundaba este delito. Lo más curioso en este caso es que él mismo confesó los hechos ante el silencio de sus «víctimas»: visitando a una mujer en casa de ella, por estar enferma, aprovechó para palparle los pechos, pero ella calló; señal inequívoca de que había quiénes tenían más que perder que el eclesiástico depravado. Por lo general, la mujer afectada apenas procuraba más que cambiar de confesor; ello sin contar con el sentimiento de culpa que se le solía trasladar, al aflorar casi siempre la ambigüedad entre coacción y consentimiento64.

  • 65 En auto de fe celebrado en 1635 en la iglesia de Santiago fue penitenciado un fraile «por aver apos (...)
  • 66 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 277.
  • 67 «Las vezes que tratava de amores no la confesava», se dice de un mínimo malagueño (José Mª. García (...)

27El procesamiento inquisitorial cuando se cuenta con una sola testigo no suele prosperar y, a lo sumo, podían imponerse tan sólo penas espirituales; un indicio más de la benignidad con que se trataba a los eclesiásticos y su consideración como personas de calidad. Por ejemplo, mucha mayor dureza se aplicaba a los clérigos que se casaban65, pero es que, frente al escándalo que se trataba de evitar en los casos de solicitación, en esos otros primaba la aplicación de un castigo ejemplar66. Con frecuencia el clérigo solicitante, que no aparece en auto público ni sufre tormento y cuya sentencia se pronuncia a puerta cerrada, no recibía más que una amonestación verbal y una suspensión temporal del ministerio de la confesión e incluso de la predicación; en casos más flagrantes se podía llegar a la reclusión y al destierro. La reclusión en un monasterio fue lo más habitual y por unos pocos años nada más; se sentían, en general, bien amparados en sus aventuras y tropelías de este tipo. Además, con frecuencia el confesor solicitante utilizaba estratagemas para reducir el alcance de su delito, sobre todo evitar la confesión durante estos episodios67, simulando a lo sumo la absolución, y en ocasiones también la comunión, y por supuesto asegurando a la mujer acosada que no se trataba de algo malo, que no era necesario confesarlo o que lo confesara solamente en articulo mortis. Se insiste, con frecuencia, en la ausencia de tocamientos y de consumación del acto sexual como eximentes. Hay casos, en fin, en que la mujer era incapaz de identificar al solicitante.

En la vorágine moralista: consentidores, adúlteras y violencia doméstica

  • 68 Como remata Quevedo: «que se venga rico a ver / con semejante regalo -cuernos-, / malo» (Enrique Vi (...)
  • 69 «No es el amor de la esposa lo que exige el honor, sino el respeto a la honra» (ibid., p. 239).
  • 70 Pablo Pérez García, art. cit., p. 389.
  • 71 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 574.

28Un castigo especialmente degradante es el que se aplicaba al marido consentidor. La mujer, a la que realmente se acusaba del pecado de adulterio (tolerado, si no promovido, por el cónyuge seguramente por motivos económicos68; esto es, una prostitución camuflada), compartía con él el castigo. Estamos ante un caso de honor; y en esto no se entendía el perdón, no se consideraba una reacción varonil69. Entonces «el terror de la víctima no importaba; tampoco su sufrimiento, sus heridas, su humillación. Sólo el honor mancillado, la integridad de la casa deshonrada, el capital reproductivo devaluado parecían tener verdadera importancia»70. No actuar como se esperaba era motivo de mofa: «pájaro tonto» llamaban a un tratante de especiería «después de aber recebido a su muger y perdonarla por abérsele ido», aunque acabó matando a la esposa, a la suegra y a una criada. Este desequilibrado fue ahorcado en la Plaza Nueva por sentencia de los alcaldes de corte71.

29El marido parece salir malparado tanto si consiente el adulterio como si no se venga del amante de su mujer. Pero la deshonra recae sobre ambos, marido y mujer, y por eso los dos son sacados, si él consiente, al paseo de la «vergüenza» como se decía entonces, con ristras de ajos en las manos la esposa, siguiendo al esposo, éste con el vergonzoso atributo de los cuernos sobre su cabeza (solían ser «unos cuernos de toro muy galanos, llenos de banderillas de oropel y campanillas»); ambos sobre sendos jumentos. Esta era la parte más denigrante de la condena, aunque pasajera; la más dura debía ser la subsiguiente pena de destierro. Algo lógico, pues lo normal es que alguien sin honra abandonase su lugar habitual de residencia.

  • 72 Ibid., p. 661, 752 y 808.

30Casos de este tipo, con matrimonios cuyos nombres omite Henríquez de Jorquera, consigna en 1624, 1635 y 163872. Sólo en este último caso, por la mera coincidencia entre el ejecutor y el ejecutado, se menciona la condición del condenado (que era pescadero) como cuñado del verdugo. En el caso de 1624 consta apelación de los reos ante los alcaldes de corte de la Chancillería granadina, que fue denegada. Estos castigos, cuando menos vistosos, parecen especialmente aclamados por la gente, que estallaba en una apreciable gritería, no exenta de burla. Un festín de indignidad.

  • 73 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 412.

31Nos sorprenden, sin duda, actitudes liberales de mujeres como Baltasara Vázquez, esposa de un escudero de Berja, que en absoluto se escandalizaba de que su marido estuviese con mujeres en el transcurso de las campañas militares: «dixo que no importaba, que no era pecado tratar con las mugeres, que más pecado era yr a las bestias». Los inquisidores, empero, no la tomaron como mujer transgresora, sino como «muger sencilla y que quedó corregida e ynstruida y adbertida»73.

  • 74 James Casey, «La sociedad…», art. cit., p. 128. La adúltera y su amante pasaban «a poder del marido (...)
  • 75 Iñaki Bazán, art. cit., p. 306-352. Además, el adulterio parece más perseguido en la Corona de Arag (...)
  • 76 Tomás A. Mantecón, art. cit., p. 71.

32El adulterio se rastrea detrás de muchos crímenes, o al menos conductas licenciosas, que la sociedad veteroestamental no estaba dispuesta a pasar por alto. La legislación dejaba la justicia en manos del ofendido, por decirlo llanamente, de manera que socialmente se justificaban estos uxoricidios, en los que se aceptaba una vía o instancia distinta a los tribunales de justicia. El asesinato del amante alcanzaba tintes de linchamiento; el de la mujer, por dramático que fuera, aseguraba la reposición de la honra. Pero el marido burlado no podía apropiarse de la dote y bienes de la esposa adúltera por él asesinada; esto sólo era posible mediando condena judicial. No se olvide que la dote se consideraba «una especie de protección para la mujer en un mundo donde las palancas de mando estaban en manos de los hombres»74. Ciertamente, el paso de la venganza privada a la justicia pública -como ya legislaron los Reyes Católicos- en los casos de flagrante adulterio fue complicado75. Piedra angular del poder monárquico, «la justicia implicaba una participación de todo el conjunto de la sociedad, administradores y administrados, gobernantes y gobernados, monarcas y súbditos, jueces y juzgados»76.

  • 77 Respectivamente suponen el 13,5 % y el 28,4 % en el lapso 1495-1510, según Luis Miguel Mendoza Garr (...)

33Los delitos sexuales y contra las costumbres tuvieron un peso importante en los casos juzgados por la chancillería meridional en sus inicios, aunque no tanto como los delitos contra las personas77. Hay casos intrincados y otros más simples, con víctimas de por medio (no necesariamente mujeres como en los casos que veremos más adelante), en los que se rastrean móviles sexuales que dejan tras de sí una estela de recelo y de venganza, quién sabe si también alguna oscura pretensión de chantaje o extorsión.

  • 78 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 701.
  • 79 Ibid., p. 755.

34La mujer aparece como víctima indirecta en el lamentable caso de un zapatero que mató a un hombre a la puerta de su casa en noviembre de 1628; trataba con la mujer del asesinado y había optado por deshacerse de quien consideraba un estorbo en su relación. El zapatero fue condenado a la horca, ubicada en este caso en la plaza de Bib-Rambla78. No le sirvió su apelación a instancia superior. Muy curioso es el asesinato cometido por Matías Gómez y una mujer casada, a la que sin duda protegía, en septiembre de 1635. El asesinado fue un hombre amigo de tal mujer, posiblemente conocedor de la ilícita relación. Matías se refugió en Santa Ana, derivándose censuras eclesiásticas (contra el corregidor, el alcalde mayor y otros agentes) y un entredicho en todas las iglesias (pese a ser 8 de septiembre, festividad de la Natividad de María), pero su destino irremediable fue, junto a ella, la horca de la plaza de Bib-Rambla79. Se desestimó también la apelación.

35Pero lo que más interesa a este estudio son los casos que registran violencia física sobre las mujeres, en ocasiones hasta el asesinato. Comencemos por un suceso de mujer a mujer; el día de San Roque de 1637 la esposa de un zapatero, despechada, se atrevió a poner fin al adulterio de su esposo con otra fémina «de quien tenía celos»:

  • 80 Ibid., p. 791.

…los aguardó a la entrada de la ciudad por la puerta de Faxalauza y haciéndose encontradiça con ellos, se llegó a la mujer que venía con su marido y sacando un cuchillo le dio con él, de que cayó muerta luego al punto sin que nadie lo pudiera remediar y pasando por en medio de los guardias se retrajo en San Luis, donde estubo algunos días80.

  • 81 Francisco J. Lorenzo Pinar, «Actitudes violentas en torno a la formación y disolución del matrimoni (...)
  • 82 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 571.
  • 83 António Manuel Hespanha, «De la iustitia a la disciplina», in Sexo barroco y otras transgresiones p (...)

36Es evidente que sorprendió a todos, quizás por hacer alarde de un comportamiento de venganza habitual en el varón pero no en la mujer; de ella apenas se esperaba otra cosa que el silencio, de forma que «algunas violaciones y abusos sexuales no salieron nunca a la luz para evitar dar publicidad a un asunto que hubiera perjudicado un futuro matrimonio de la mujer»81. Otros asesinatos de mujeres carecen de causa aparente, o el cronista no se decidió a rastrearla. Juan Salinas, escribano público del número e hijo de un regidor de Granada, hirió de muerte «dentro de un coche a cortinas cerradas» a Dª. Ana Arauz, esposa de D. Nicolás de Ocampo, causando «algún escándalo». Ella fue enterrada en Santa Escolástica, con gran acompañamiento nobiliario, y él degollado en la plaza de Bib-Rambla. Ocurrió en 1611, a pesar de haber obtenido perdón del marido de la asesinada a cambio de tres mil ducados82. Entiéndase este perdón como exigencia piadosa del linaje para evitar la tortura, más allá de la dialéctica complementariedad entre castigo y perdón; «este uso combinado de la amenaza y del perdón, de la ira y del amor, realiza un control extremadamente eficaz»83 y se encuentra en la misma esencia de la Monarquía absoluta, pero el desorden social y moral no se podía comprar a ningún precio.

  • 84 Cit. en Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 208.

37No son raros, por desgracia, los casos que se agravan con el vínculo de parentesco, es decir una violencia doméstica atroz, que muestra la consideración de propiedad de la mujer en relación con el marido, o incluso con la familia, por más que algún autor, como Tomé Pinheiro, matizara la necesidad de «adquirir los corazones, más que el reino»84. Si la mujer se consideraba culpable, debía ser la primera víctima directa de la reparación de un daño.

  • 85 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 540.
  • 86 Ibid., p. 653.

38Las circunstancias resultaban muy diversas. Hallamos un hombre que asesinó a su esposa «en su tierra»; había sido ladrón y salteador de caminos. Confesó todo y fue ahorcado en 1604 en la Plaza Nueva y, como salteador, su cuerpo descuartizado; además «le cortaron la cabeza y la pusieron en una torre fuera de la puerta del Rastro, por cima de la casa pública, que es a donde le prendieron por aber herido a una muger de la dicha casa»85. Clara expresión de una saña pedagógica. Pero aún hay casos más sangrantes, como el de un padre, natural de Íllora, que en julio de 1614 mató a su propia hija, para evitar que se casara con quien ella quería. Se tilda de «caso horrendo y nunca visto», castigado con arrastramiento y horca en la plaza de Bib-Rambla, colocando después su cabeza cortada en el lugar del delito86. De nada sirvió la apelación en este ciertamente «horrendo» parricidio, pero ¿cómo se le ocurrió a la hija desafiar la autoridad paterna?

  • 87 Ibid., p. 607.
  • 88 Ibid., p. 614.

39Sigue la lista. Un vecino de Peligros, de nombre Juan López, mató «alevosamente» a su esposa en julio de 1616. Fue prendido por la Santa Hermandad, al ser en el campo, y ejecutado con garrote y asaeteado en el Campo de las Mercedes87. Humanitaria clemencia, pues antaño se asaeteaban vivos. Lo mismo ocurre con un tercero franciscano -al que se supone una especial unción religiosa-, gorrero de profesión en la plaza de Bib-Rambla, que dio muerte a su esposa y a su aprendiz, «sorprendidos juntos en la cama»88. Corría septiembre de 1617 y aparecieron muertos al amanecer del día de San Mateo. Justamente lo que se esperaba en casos de adulterio, como reparación a una honra manchada. Él debió huir, lo que era común en estos casos, por no haber recurrido previamente a la justicia pública y por eludir la deshonra. Más extraño parece el deliberado degollamiento de una mujer joven y hermosa a manos de su cuñado, un religioso de San Agustín («sacerdote de misa, confesor y predicador, hombre muy docto»), en ausencia del marido que era hermano del fraile. Causó gran lástima este suceso acaecido el 16 de agosto de 1618, festividad de San Roque. ¿Atracción sexual o venganza extralimitada en nombre de su hermano? Tal vez incluso otras razones, pero lo que importaba a Henríquez de Jorquera es su condición de eclesiástico. Lo más curioso es la benignidad del castigo (bien por tratarse de un religioso, bien por saldar una situación deshonrosa): retraído en el convento de la Cabeza, el prelado, en secreto («porque no lo prendiese la justicia real»), lo detuvo y lo condenó a ser azotado dentro de su convento. El caso despertó admiración:

  • 89 Ibid., p. 621.

…causó la muerte de esta muger grandísima lastima en toda la ciudad, por aber sido tan tráxicamente, y también causó grandísima compasión los castigos que se le dieron al fraile por ser sacerdote y hombre de grandes partes y el entenderse que lo degradaron por ello89.

40Era, pues, una fatalidad tan difícil de entender como de explicar; pero no falta la compasión hacia el fraile ni la benignidad del fuero eclesiástico, muy atento a evitar escándalos.

  • 90 Ibid., p. 738.
  • 91 Ibid., p. 770-771.
  • 92 Ibid., p. 773-774.
  • 93 Ibid., p. 782.

41Veamos más luctuosos sucesos en las palabras de Henríquez de Jorquera. Un vecino de Pulianas acabó con la vida de su mujer en 1633, por envenenamiento. Como requería el caso, fue condenado a garrote junto al puente del Genil y encubado en el río90, tras confirmarse la sentencia del alcalde mayor por los de la Chancillería, en vía de apelación. En estas causas criminales las apelaciones fueron raramente atendidas. Por su parte, Dª. Gabriela Palma en septiembre de 1635 murió apuñalada a manos de su marido, el caballero con mayorazgo D. Gaspar de Aguilar Flores. El móvil era nuevamente sentimental al haberle interceptado un billete «que dicen le escribía a Don Álbaro de Carbajal, hijo de don Pedro de Carvajal, el qual avían desterrado los señores alcaldes desta corte en secreto». Pero una cosa era hallarlos in fragante delito y otra la simple sospecha. Le cegó la pasión, lo que solía acarrear nuevos males. Se comentó hasta el punto de provocar un duelo entre otros dos caballeros por palabras mantenidas en relación con la asesinada, «por ser deudo de las dos partes». En el duelo murió D. Antonio Maldonado Calvillo, hijo del secretario de hijosdalgo de la Chancillería de Granada91. Un doble delito en un mismo cometió el mercader de latonería Juan Medina una noche de noviembre de 1636: haberlos hallado juntos dentro se su casa fue razón suficiente para asesinar a su esposa y herir de un disparo de pistola al procurador Juan de Anaya92. Las diferencias sociales no parecen contar en estos casos tan aceptados. Y apenas un año después se consuma, esta vez sí, un doble asesinato: en 1637 un honrado tintorero daba muerte a su mujer y a uno de sus oficiales (que antes fue su aprendiz). Todo ocurrió en su propia casa y a la hora de la siesta, el domingo in pasione, llamado de Lázaro, tras esconderse para sorprenderlos in fraganti, traicionando su confianza, lo que justificaba el parricidio. Después, con evidente sangre fría, cerró el inmueble y envió las llaves al corregidor «para que se hiciese cargo de la hacienda y mucha seda que tenía de muchos mercaderes»93. Debió marcharse para «lamerse» lejos las heridas de su honor.

  • 94 Ibid., p. 801.
  • 95 Ibid., p. 805.

42El año 1638 fue testigo de otra muerte de este tipo, la de Dª. Agustina de Torres a manos de su esposo, un escribano público del número y familiar del Santo Oficio que había sido jurado de la ciudad, Francisco Moreno Abarca. Ocurrió el Miércoles Santo y, según el cronista, la mató «sin culpa». El exjurado puso pies en polvorosa y se decía haber pasado a Indias94. Y todavía se vio ese año otro «caso desastrado» el día de San Juan, cuando un hombre mató a su mujer y a un amigo de ésta, de nuevo por hallarlos juntos95. Nótese además que los días festivos despiertan más la atención de Henríquez de Jorquera a la hora de recordar asesinatos tales.

  • 96 Ibid., p. 867.
  • 97 Ibid., p. 904.
  • 98 Ibid., p. 904 y 908.
  • 99 Ibid., p. 913.
  • 100 Ibid., p. 935.

43Parece que la violencia va in crescendo, pues se aceleran los casos en la década siguiente. La noche de bodas de una pareja, el 17 de agosto de 1640, conoció el cruel asesinato de la recién casada, moza de poca edad, por ahogamiento a manos de su esposo, un oficial de sastre. Este, se decía, encontró que no era doncella y «huyó llevándose lo que pudo»96. Era algo ignominioso para el varón, hasta devenir en fatal, definitivo para la mujer. Y año y medio después, en la festividad de la Candelaria de 1642, el merchante de ganado Cristóbal de Valdés segó la vida de su mujer, sin que sepamos más, salvo que era un «hombre poderoso»97. No lo dudamos, dispuesto a disponer de lo «suyo». Aquel mismo día Dª. María Pretel, hija de Lucía Pretel, murió apuñalada por su marido, un torcedor de hilo, muchacho de poca edad. Se ignora el móvil, pero no la suerte del asesino: ejecutado a garrote junto al puente del Genil y encubado en sus aguas98. Como en ocasiones anteriores su apelación ante la Chancillería fue desestimada. Destaca la crónica el apellido Pretel, porque sin duda era bien conocido en la ciudad, más que el del torcedor. La misma pena acabó con la vida de un hombre el 7 de junio del mismo 1642: había sido traído a Granada preso desde la localidad de Comares, por haber asesinado a su esposa en el campo99. Dictaron sentencia los alcaldes de corte de la Chancillería, ante la que apeló con suerte adversa. Y ya en Sevilla nuestro autor, a 3 de noviembre de 1643, consigna la ejecución en la horca de la plaza de San Francisco y posterior encubamiento en las aguas del Guadalquivir de un varón, condenado por el asesinato de su mujer100. La sentencia había sido confirmada por los alcaldes de la Audiencia, tras apelar a ella. Igual, pues, en Sevilla que en Granada.

  • 101 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 442.
  • 102 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 425.

44El roce diario, sin duda, podía acrecentar el cariño o el rencor. Es fácil imaginar el clima de miedo en que podían vivir muchas mujeres, tanto casadas como amancebadas, sobre todo cuando descubrían la cara más irracional de sus parejas. En el auto de fe de Granada de 1595 figuró un joven italiano blasfemo que no se mordía la lengua al gritar a su manceba, «muy emborrachado de cólera», que «no la podía ver y decía entre ytaliano y español que la avía de matar, diciendo que la avía de ochider»101. La blasfemia se rodeaba con frecuencia de violencia; eran sus actores hombres ásperos, arriscados, desafiantes, que no ocultaban sus intenciones con un mínimo de discreción. En 1614 un vecino de Castilléjar, Lucas Barroso, se airó con su mujer, cuando ella se negó a salir a por pan, diciéndole: «mire qué Jesús del diablo tiene la bujarrona, voto a Dios que si tomo una estaca que le e de dar cien palos»102. No importó la amenaza, sino la blasfemia.

  • 103 Ibid., p. 316.

45No extraña así que mujeres como María Ruiz, vecina de Antequera, proclamara hacia 1596 que «más valiera ser amiga de un hombre honrado que muger de un ruín»103. Por supuesto, fue investigada por los visitadores del Santo Oficio.

La mujer, entre la obligada sumisión y la permanente tentación

46Demasiados casos para no encontrar un denominador común. La sociedad toleraba en alguna medida unas acciones que demostraban la necesidad del sometimiento de la mujer al hombre, y más aún al mediar el vínculo matrimonial. Parece que el paso de los años, en aquella primera mitad del siglo xvii, acentuó la presencia de estos casos. Pero no es segura esta apreciación, porque Henríquez de Jorquera redactó su obra en el tramo final de la cronología que abarca, de forma que los años primeros son muy parcos en noticias y los últimos nos ofrecen todo tipo de detalles, también en los sórdidos asuntos que tratamos. De ahí la inutilidad de presentar un balance cuantitativo de los casos que menciona y que se recogen en este trabajo.

  • 104 James Casey, «El matrimonio clandestino en Andalucía en la época moderna», in Familia y sociedad en (...)
  • 105 Rocío Sánchez e Isabel Testón, «La violencia como factor de expulsión en la Edad Moderna», in Furor (...)

47Los mencionados casos contra la mujer (dirigidos a castigar su libertad sexual) nos introducen en el leitmotiv de buena parte de los delitos en los que se ven envueltas las mujeres. Me refiero lógicamente a los «pecados de la carne», que entonces eran casi todas las acciones derivadas de su propia afectividad. Evidencian, más allá de los manoseados principios del honor, la completa dependencia de la mujer en todos los órdenes de su vida. Las relaciones sentimentales de una mujer eran objeto de control, afectaban a toda la familia; por ello, se sometían a estrategias específicas del grupo, ante las cuales ella no debía opinar; así, los matrimonios sin consentimiento paterno solían dejar un estigma social104, de forma que «la intromisión de los mayores violenta de manera casi cotidiana la vida y el futuro de los más jóvenes»105. Tras estos casos planeaba el estigma de los matrimonios desiguales y, desde luego, la implicación –se quiera o no- de dos parentelas (o clanes) que tenían algo que decir.

48Aunque muy extensa esta cita del moralista malagueño Francisco de Godoy, afincado en Sevilla, ora sesudo, ora jocoso, refleja bien ese esperpento de desgracias que cabía esperar de la simple escena de una joven incauta asomada a una ventana:

Vela uno de los que tienen por entretenimiento el azechar, de averla visto y al descuido, resuelve mirarla bien y con cuidado. A título de urbanidad no se quita ella de la ventana; házele él ciertas señas, a que, si no corresponde grata, no se muestra desdeñosa.

Escrívela el siguiente día un villete, persuádese no importará nada ver lo que contiene; ábrelo y en cada letra halla un tósigo, si en cada cláusula cien venenos. Por razón de la osadía, resuelve culpar su atrevimiento; toma para este efecto la pluma, parécele áspera la cláusula con que empieza, templa la que sigue, afloxa en la subsecuente y suaviza la con que remata.

Llega a oídos de los hermanos y padres lo que ella juzgaba sepultado en el secreto; tratan, cuerdos, de cortar la cabeza a este impensado acaecimiento. Deposítanla contra su voluntad en una clausura y, como no ay más fiero animal que una muger oprimida, escribe a el que se le fingió amante otro papel sin más períodos que decirle la saque de donde asiste contra su voluntad, que ella tiene forma para la surtida, que la lleve donde quisiere y haga della lo que gustare, que ya no atiende a más que a recuperar la libertad de que carece.

Ciego el mancebo con el aviso, pone en execución el sacarla; llévala a lugar distante del suyo, donde la goza. Y a pocos días, porque la gozó, se cansa y por lo mismo la dexa. Hállase ella burlada y sin honra.

Restitúyese voluntariosa al monasterio de donde para su perdición hizo la fuga.

  • 106 Francisco de Godoy, El héroe político, Málaga, 1682, p. 31.

Participa a sus deudos lo sucedido, apréstanse éstos a la venganza. Sábenlo los deudos de la contraria parte, enciéndense en vandos, árdense en iras y mueren los más a manos de su furores, de sus incendios y rabias106.

  • 107 Adelina Sarrión Mora, Beatas…, op. cit., p. 27.
  • 108 Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 202.

49Se nos ofrece todo un tratado de conducta femenina hasta en los mínimos detalles, un vademecum de tópicos, ante los cuales hay que medir la fatalidad del riesgo con la sencillez de su prevención. La propia iniciativa femenina en esta materia se presentaba, pues, desde una óptica deliberadamente coercitiva, como origen de calamidades, como una arriesgada senda de desintegración social107. Los manuales de moral lo recogen con todo lujo de detalles. La apelación al recato femenino obedece a la teoría, tan extendida, de la provocación propia de su sexo108. Era una forma de dirigir las conductas en un determinado sentido, que lógicamente reforzaba las estructuras de poder, al precio de abocar a la mujer transgresora a la marginación, disminuyendo su «valor», valga la cruda expresión, en el mercado matrimonial o apartándola de él.

  • 109 María José de la Pascua Sánchez, art. cit., p. 157.

50Destellos inequívocos de estas actitudes nos ofrece Henríquez de Jorquera al reseñar una serie de casos, «tristes» para él, en que una violencia desatada -generalmente entre varones- tiene como trasfondo la presencia de alguna mujer que desafía a la autoridad paterna o que transgrede las barreras morales establecidas. Parece también importante ilustrar este tipo de violencia, aunque no la sufran de forma directa las mujeres. Y es que el honor solía estar en juego. En esta situación se reafirma una y otra vez el papel de «señor absoluto» del varón, aunque se deja entrever la actitud de mujeres decididas a acabar con el estatuto de víctimas109.

  • 110 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 527.
  • 111 Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 27.
  • 112 Ibid., p. 29-30.
  • 113 James Casey, «La sociedad…», art. cit., p. 131.

51Una noche de enero de 1590 el escribano mayor del cabildo Diego de Castellón, junto a dos hombres más (un maestro de armas y un tocinero), asesinó a D. Jerónimo de Agreda y Vargas, hijo de un veinticuatro de Granada, para más crudeza hijo único, porque «dicen» que «enamoraba» a su hija sin intención de casarse. No podía tolerarse por el padre -ya tenía concertado con un caballero de Alcalá la Real el casamiento adecuado para su hija-, que no duda en recurrir a método tan expeditivo. Nada se dice de la suerte del asesino (¿era disculpable?), sí del cuerpo del joven D. Jerónimo, enterrado en el convento de Santa Inés110. Como hijo único estaba llamado a suceder en la baronía y en sus «grandes mayorasgos». Esto es lo que importaba al cronista local; tal vez también al conjunto de la sociedad, pues es cierto que «se legisló para evitar que se impusieran a los súbditos o vasallos matrimonios no deseados, pero no para garantizar su libertad a la hora de escoger consorte»111. El criterio de los padres al respecto seguía siendo fundamental; en pocas ocasiones se desafiaba. Y tales desafíos eran condenables, no por la legislación canónica pero sí por los tratadistas-guardianes de la moral112. En suma, «el corazón, como siempre, podía ser muy caprichoso y desbaratar los mejores planes de los padres»113.

  • 114 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 656.
  • 115 Ibid., p. 724.
  • 116 Ibid., p. 917.

52Y no sólo los padres dictaban la suerte de las hijas, también los amos decidían la de las esclavas. Aunque en algún caso con la rebeldía de éstas: en 1623 el caballero D. Fernando de Mendoza y Solís, emparentado con regidores de Granada, era asesinado por una esclava suya que «le dio veneno en un vaso de vino porque no le consentía casarse, de la qual hicieron justicia». El cronista omite el castigo; por supuesto, no el entierro del noble, que tuvo lugar en el convento de San Francisco, heredando el mayorazgo su hermano114. Nada se dice del móvil de otro envenenamiento causado en 1631 por una esclava berberisca de Alonso Rodríguez de Coca; aunque no resultaron muertos los amos, sí lo fueron una hija de éstos y un criado, por lo que su destino fue la horca de la plaza de Bib-Rambla por sentencia del alcalde mayor de la ciudad115. Tampoco consta el motivo por el que una doncella joven, criada de D. Bernardino de Córdoba, envenenó a la familia de éste, con resultado de dos muertes, pero sí lo anecdótico de su frustrada ejecución: desmayada en manos del verdugo que iba a ahorcarla, «la desaparecieron» unos frailes de la Victoria, de forma que pasó de las garras de la justicia al encierro en un monasterio116.

  • 117 Ibid., p. 594.

53Un hermano del beneficiado de Alfacar que llevaba por nombre Alonso López Carvajal murió alevosamente a manos de Melchor Téllez en julio de 1614, reseñando Henríquez de Jorquera -que pasaba largas estancias en Alfacar- que se debió a «ciertos chismes de mujeres»117. Alonso, cuya muerte fue «muy sentida por ser bienquisto», fue enterrado en la parroquia de la localidad y le heredó su hermana Dª. María de Carvajal.

  • 118 Ibid., p. 601.

54Sólo un año más tarde, en septiembre de 1615, el torcedor de seda Gaspar Dávila rompió la cerca del convento de Santa Isabel la Real para tratar de sacar a una mujer, cuyo nombre se omite por ser de «calidad», o «tener que ver con ella», dice eufemísticamente el cronista; la condena, ejemplar, no fue otra que la horca y se ejecutó en la céntrica Plaza Nueva, ante el imponente palacio sede de la Real Chancillería, cuyos alcaldes de corte dictaron la sentencia. Aquella acción, probablemente consentida, deshonró también a la mujer, que se vio abocada a la cruda pena de emparedamiento en el mismo monasterio y otros rigurosos castigos118. Curiosamente apenas había para mujeres rebeldes otra salida que la huída con un hombre o la entrada en un convento; las dos se unen en este suceso.

  • 119 Ibid., p. 691.

55En otro caso de rapto no sabemos qué fue de ella, pero sí de él: el 30 de diciembre de 1630 fue ahorcado en Bib-Rambla un vaquero de Sierra Nevada que raptó a una mujer casada («quitó una mujer de su marido en el camino») y se la llevó a la montaña, sin duda para yacer con ella119. Como en casos anteriores, los alcaldes de la Chancillería confirmaron la primera sentencia condenatoria del alcalde mayor de la ciudad. La soledad de los campos se une aquí a la dudosa catadura de las gentes de determinados oficios.

  • 120 Ibid., p. 735.

56La escena se repetía pasados dos años: en febrero de 1633 dos barqueros raptaron (junto a otros de su cuadrilla) en la venta de Deifontes a dos mujeres. Trató de ampararlas sin éxito un oidor que estaba en la venta, D. Tomás Ibáñez de Ribera, que era también juez de la renta de la seda. El resultado fue el ahorcamiento de los raptores en la Plaza Nueva por sentencia de los alcaldes de corte120, que se erigieron de nuevo en caballeros protectores de la mujer.

  • 121 Ibid., p. 719.
  • 122 Ibid., p. 743.

57Otras veces se trata de una auténtica violación, como la perpetrada en el campo por un esclavo berberisco contra una mujer en enero de 1631: la forzó queriéndola matar «si no consentía con su gusto». El berberisco acabó ahorcado en la plaza de Bib-Rambla, por sentencia del alcalde mayor confirmada, tras apelar, por la Chancillería121. Otro berberisco, esclavo fugitivo, protagonizó un caso similar en 1634. Se citan como móvil los celos y la condena fue también la horca en dicha plaza, mediando sentencia del mismo alcalde mayor, confirmada por el regio tribunal122. Son sucesos que implican a personas marginadas.

  • 123 Ibid., p. 867.
  • 124 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 157.

58Más lóbrego se nos presenta el caso de una niña de seis años violada, «de lo qual vino a morir», por un hombre de campo en la huerta de Tintín. El autor huyó y el cronista se limitó a calificar el caso como «lastimoso» y «de llorar». Corría el mes de agosto de 1640123. Y tan de llorar; aunque es el único caso relacionado con una menor, puede señalarse alguno anterior, como el de aquel padrastro condenado en 1576 por seducir a su hijastra, que «persuadida por él, avía tenido cuenta con él tres vezes siendo ella de onze años»124.

  • 125 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 773.

59Anecdóticas pueden parecer, para nuestro propósito, las muertes de mujeres en el transcurso de robos o discusiones con violencia; anecdóticas porque no expresan una singularidad de género, sino tan sólo la circunstancia de toparse con desalmados ladrones. Henríquez de Jorquera menciona dos de estos casos. Uno acaeció en Granada en noviembre de 1636: un robo en la casa de Luis de Cabrera, junto a la iglesia de San Pedro, se saldó con la muerte del ama de la casa y de un pajecillo, cuyos cuerpos se arrojaron a una tinaja de agua, sin que se averiguara nada más sobre el suceso125. El otro tuvo lugar en Sevilla en septiembre de 1643: la pendencia de un boticario portugués con una tendera en la plazuela de Santa Catalina acabó con la vida de la tendera y de su marido que intentó defenderla. Y aún más:

  • 126 Ibid., p. 933.

…estando la dicha muger preñada en días de parir… pereció también la criatura y estando en la pelea le quiso detener otra muger y le dio otra herida de que murió. Y biendo el caso la muger del dicho boticario, estando preñada, malparió del susto la criatura muerta y ella llegó casi a la muerte, con que se originaron cinco muertes126.

60Esto sí que era fatalidad; no podía pasar desapercibida para nuestro cronista. El boticario escapó a Portugal. Demasiadas muertes para una simple pendencia vecinal; ¿hay de nuevo móviles inconfesables tras esta explosión de violencia desatada?

  • 127 Ibid., p. 558.
  • 128 Ibid., p. 624.

61Raramente aparece alguna mujer como autora de robos, como la que en 1608 ayudó a sustraer una lámpara de plata al maestro de sastrería Francisco de Godoy en el convento de la Merced, logrando huir127; él, sin embargo, fue ahorcado en el Campo de la Feria, ante la Puerta de Elvira. Salir a la vergüenza pública era la pena para quienes estafaban en mercadurías: en 1619 fueron condenadas por el corregidor tres vendedoras de la plaza de Bib-Rambla (una de ellas protegida del escribano mayor del cabildo): «con las longaniças y morcillas al pescueço, paseáronlas por desvergonzadas y porque no guardaban la postura» y al fin resultaron desterradas128.

  • 129 Ibid., p. 714.

62También se presentan en los Anales de Granada algunos asesinatos de mujeres sin móvil definido. En las huertas del Genil un hombre mató a una mujer en junio de 1630. Se acogió a sagrado en las Angustias, originando uno de aquellos llamativos procesos de censuras eclesiásticas que acabó con excomunión de los alcaldes de la Chancillería, entredicho de la ciudad (impidió celebrar la procesión de la Octava del Corpus) y un escándalo fenomenal129. El asesino fue finalmente ahorcado en la plaza de Bib-Rambla.

  • 130 Pieter Spierenburg, «Violencia, género y entorno urbano: Amsterdam en los siglos xvii y xviii», in (...)
  • 131 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 731.

63En general, ningún sector se vio libre de crímenes «pasionales»; nótese que las pasiones pasaban fácilmente de la amistad a la enemistad y al revés130. Criticados hasta el extremo, lo cierto es que los alguaciles eran en esencia expresión del orden. Ello no fue óbice para que un joven diera muerte a un alguacil, de nombre Pedro Camacho, junto al cañuelo de Santa Isabel. Ocurrió el día de San Juan de 1632. Y el motivo es que el joven no toleraba el estrecho seguimiento que le hacía el corchete en un amancebamiento «en que les avía comprendido juntos algunas beces»131. El alguacil fue enterrado en la parroquia de San José, mientras que el joven huyó de la ciudad, se le encontró acogido a sagrado en Córdoba y, tras sacarlo de la iglesia, fue condenado a la horca, sentencia que se ejecutó muy de mañana en la plaza de Bib-Rambla, para no hacer ruido y evitar las temidas censuras eclesiásticas, colocándose después su cabeza en la Puerta de Elvira, el principal acceso a la ciudad. Dictó sentencia el alcalde mayor y la confirmó la Chancillería.

  • 132 Ibid., p. 804.

64De «tragedia lastimosa» se tilda el asesinato el día de San Juan Bautista de 1638 de D. Fernando de Argote por dos hermanos portugueses en la casa de una hermana de ambos: «yendo a buscar a don Rodrigo Maldonado, hijo bastardo del señor de Nogalejo, de quien tenían recelo, y pidiendo las llaves de un cofre -más bien baúl- hallaron dentro a don Fernando de Argote y le mataron sin que pudiese balerse». El asesinado fue sepultado en San Basilio132. Erraron en la persona, claro está, pero no en sospechar de la hermana.

  • 133 Ibid., p. 826.
  • 134 Ibid., p. 926.

65Menos gravedad tuvo el incidente que protagonizó en abril de 1639 un clérigo al herir en su casa a un fraile de la Stma. Trinidad a la hora de la siesta. Todo porque el trinitario estaba allí con la hermana del clérigo, una doncella (o al menos estaba «en esa reputación») de «grandes partes y docte». El mismo agresor resultó también herido de un «pistoletaço», pero peor fue el escándalo causado «por ser los sujetos eclesiásticos y personas de partes»133. Por supuesto, el eclesiástico se consideraba guardián de la honra familiar, pero aún así su conducta -también la del fraile- resultó sorprendente. Cuatro años más tarde ocurrió en Sevilla un caso parecido, aunque al revés: fray Francisco de Santiago, que trataba con una mujer, hirió de muerte al hermano de ella, un fraile trinitario, simplemente porque la reprehendía134.

  • 135 Ibid., p. 831.
  • 136 Pablo Pérez García, art. cit., p. 382.

66Recoge Henríquez de Jorquera otro lance acaecido en Madrid en 1639, dentro de la iglesia del hospital del Buen Suceso. Se trataba de un personaje con vinculación granadina, D. Juan Bartolomé de Veneroso y Mendoza, que hirió de un pistoletazo a un caballero por pretender casarse con su madre ya viuda, Dª. Aldonza de Mendoza. Era camarera de la reina y nuera de otro poderoso genovés, Rolando Levanto. Se atribuyó a milagro de la Virgen del Buen Suceso que no muriera el pretendiente. Pero el episodio no podía quedar sin castigo a pesar de la categoría del protagonista y de los ruegos de su madre: la condena del joven Veneroso era la de ser degollado, pero fue conmutada «en tantos años de serbicio en el pañol, con dos lanças a su costa»135. Dura condena a bordo de un barco, pero ¿no tuvo mejor suerte que los autores de otros intentos de homicidio? Tal era la estrella de aquellos enriquecidos genoveses; por supuesto, «cuanto mayor sea la condición social del reo, menor será el peso que la ley haga recaer sobre su delito»136.

  • 137 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 867.
  • 138 Ibid., p. 873.

67Al año siguiente (1640), de nuevo en Granada, un recién casado daba muerte al procurador del número Luis de Montilla por celos «que tubo del, aunque el dicho Montilla le avia casado»137. Y en octubre asesinaron con pistola, de noche y en el camino de la huerta de Fuente Peña, a un jardinero del Generalife. Lo peor es que «luego le sacaron la lengua por el colodrillo y la clavaron a la puerta de una casa pequeña entre los Santos Mártires y Fuente Peña, a donde dicen habia una mujer que se decía que tratava con él»138. Ante semejante escándalo, la mujer huyó de la ciudad. Y no se descubrió al asesino. Los más turbios deseos quedaron ocultos detrás de tan macabra crueldad.

  • 139 Ibid., p. 620.
  • 140 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 57.

68Algunos acontecimientos de carácter picaresco nos alumbran, por último, sobre el menosprecio impuesto a la condición femenina. Si en 1618 el mendigo Castañeda fue condenado por embustero (no a cualquier cosa: vergüenza pública, doscientos azotes y destierro de Granada), fue por fingir santidad, embutido en su saco de jerga cuando pedía para los pobres de las cárceles, mientras se gastaba el importe de las limosnas en convites, mujeres «y otras cosas que se aberiguaron»139. Mentían también, aunque por otros motivos, dos esclavas berberiscas, castigadas a cien azotes por las calles de Granada como acusadoras falsas de sus amos140.

  • 141 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 832. Sólo se perseguía a los amancebados casados que (...)
  • 142 Ibid., p. 212.

69Era moneda común considerar el trato con mujeres, fuera de los cauces lícitos, como un signo de depravación. Recuérdese que la Inquisición condenaba a quienes sostenían que no era pecado yacer con una mujer pública a cambio de dinero ni el amancebamiento entre solteros. Cuarenta vagabundos salieron de Granada en 1639. Se les prendió generalmente en casas de juego y se les embarcó, vía Cartagena, camino de Flandes, algunos de ellos eran «presos por amancebados»141. Esto parecía decirlo todo de su catadura moral. Y es que «cualquier relación fuera de la pareja monógama, heterosexual, estable, identificada con su función procreadora y representada por el matrimonio era pecaminosa y perseguible»142.

Conclusión

70Ya fuera a causa de la sorpresa o de la compasión, la visión de la mujer en crónicas del estilo de los Anales de Granada como víctima o como autora/provocadora involuntaria, cabe considerarla desde una óptica de marginación. Una mujer estigmatizada dos veces, por la justicia y/o el escándalo y por la publicidad de la condena, con su obligada dosis de escarnio. Por tanto, aparecen en su punto de vista los tópicos habituales sobre la mujer y las relaciones sexuales, subyacentes en muchos casos.

71La suya es una crónica urbana, con sus luces y sus sombras. Estos episodios entran dentro de esas sombras, que él resuelve, por lo general, con breves pinceladas, pero con un lenguaje que no es gratuito. Menciona delitos y castigos; nosotros los hemos acotado en relación con la mujer. Interesantes son sus apostillas sobre ser algo «nunca visto», caso «lastimoso», suceso «horrendo» o noticia «de llorar». Es una visión personal, desde luego, pero cabe valorarla como expresión de sentimientos colectivos, al transmitir lo que consideraba causa de alarma y conmoción en la ciudad. Por tratarse de desgracias, repara en ellas sin que falte un moderado afán aleccionador. Pero también un talante compasivo, sobre todo cuando los actores -aquí no se distingue entre víctimas y verdugos- son personas de consideración social, conocidas en la ciudad, algunas pertenecientes a los estamentos privilegiados. Se desprende en algunos casos que se trata de acciones que no cabía esperar de ellos, en un tono inevitable de disculpa. El sino y la debilidad humana explicarían ciertos comportamientos. Pero no escatima en la descripción de los delitos y de las ejecuciones, junto al destino de fallecidos, linajes y herencias.

  • 143 Juan Luis Castellano, «La violencia…», art. cit., p. 3.

72Las escuetas citas de Henríquez de Jorquera que se han presentado suelen tener como denominador común la justicia, que «en una imagen corporativa del estado es el corazón del mismo»143. Nos presenta castigos ejemplares emanados de una justicia que parece implacable, como lo muestra la común confirmación de las sentencias condenatorias en vía de apelación. Parece entonces una justicia que funciona y sobre todo que exterioriza sus rotundas imposiciones. La presencia de la mujer es sólo un añadido a su interés por la «crónica negra» de la Granada barroca. Le interesa el escándalo, la rareza, lo sorprendente, señalando circunstancias de lugar (el campo o el hogar) y de tiempo (como los días de fiesta en que acaecen dramáticos sucesos). Todo ello exige una cautela mayor para valorar los silencios. Él habla sólo sobre lo que conoce o sobre lo que quiere conocer. La solicitación, por ejemplo, queda fuera de su interés.

  • 144 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 396.

73Lo local suele reflejar bien lo general. Así ocurre en estos Anales. Actitudes y comportamientos como los expuestos se manifiestan por doquier; con sus características propias, responden bien a la realidad estructural de la que partimos. En aquella época tan intensamente traspasada por lo religioso (convertido en obsesión moral), sonaban a herejía las ingeniosas palabras de un vecino de Pinos que insistía que «si no ubiera casados, no ubiera clérigos»144. Y ninguno de los dos grupos, si no hubiera mujeres.

Haut de page

Notes

1 Así lo desvela Antonio Marín Ocete en el prólogo a Francisco Henríquez de Jorquera, Anales de Granada, ed. de Antonio Marín Ocete, Granada, 1934 (ed. facsímil, con estudio preliminar de Pedro Gan Giménez e índices de Luis Moreno Garzón, Granada, Universidad de Granada, 1987), p. XXIII.

2 Ibid., p. XXIX.

3 Juan Luis Castellano, «El reino de Granada en el xvii», in El Reino de Granada en el siglo xvii, Valeriano Sánchez Ramos (ed.), Almería, Instituto de Estudios Almerienses, 2000, p. 75-76.

4 Juan Eloy Gelabert, «El reino de Granada en el contexto hispano seiscentista», in Historia del Reino de Granada. III. Del Siglo de la Crisis al fin del Antiguo Régimen (1630-1833), Francisco Andújar Castillo (ed.), Granada, Universidad de Granada-El Legado Andalusí, 2000, p. 11.

5 Francisco Sánchez-Montes González, «La población», in Historia del Reino de Granada. III. Del Siglo de la Crisis al fin del Antiguo Régimen (1630-1833), Francisco Andújar Castillo (ed.), Granada, Universidad de Granada-El Legado Andalusí, p. 51-56.

6 James Casey, «La sociedad: la familia y los procesos de oligarquización», in Historia del Reino de Granada. III. Del Siglo de la Crisis al fin del Antiguo Régimen (1630-1833), Francisco Andújar Castillo (ed.), Granada, Universidad de Granada-El Legado Andalusí, p. 114.

7 Ibidem, p. 143.

8 Casos que llaman la atención, cuando lo habitual es que sólo se detenga en la muerte de aquéllos que «contaban realmente en la vida de la ciudad» (James Casey, Familia, poder y comunidad en la España moderna. Los ciudadanos de Granada (1570-1739), Valencia/Granada, Editorial Universidad de Granada/Publicaciones de la Universidad de Valencia, 2008, p. 61).

9 Sobre estos procedimientos es justamente clásica la obra de Francisco Tomás y Valiente, El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos xvi-xvii-xviii), Madrid, Ed. Tecnos, 1992.

10 James Casey, op. cit., p. 301.

11 Juan Luis Castellano, «La violencia estructural en el Barroco», in Violencia y conflictividad en el universo barroco, Julián J. Lozano Navarro y Juan Luis Castellano (eds.), Granada, Ed. Comares, 2010, p. 1. La violencia, por tanto, se «inserta en una trama de relaciones» (María José de la Pascua Sánchez, «Violencia y familia en la España moderna», in Actas de la XI Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna. Ponencias y conferencias invitadas, Juan Luis Castellano y Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz (eds.), Granada, Editorial Universidad de Granada, 2012, p. 127), siendo la violencia sexual una faceta más de esa violencia cotidiana (Pablo Pérez García, «La criminalización de la sexualidad en la España Moderna», in Furor et rabies. Violencia, conflicto y marginación en la Edad Moderna, José I. Fortea, Juan E. Gelabert y Tomás A. Mantecón (eds.), Santander, Universidad de Cantabria, 2002, p. 387).

12 Por extenso en Adelina Sarrión Mora, Beatas y endemoniadas. Mujeres heterodoxas ante la Inquisición, siglos xvi a xix, Madrid, Alianza Editorial, 2003, p. 27-38. Aportación fundamental, desde varios ámbitos de estudio, es la obra de María Teresa López Beltrán, María José Jiménez Tomé y Eva Mª. Gil Benítez (eds.), Violencia y género: Acta del Congreso Interdisciplinar sobre Violencia y Género, Málaga, Diputación Provincial, 2002.

13 María Ángeles Fernández García, Inquisición, comportamiento y mentalidad en el Reino de Granada (1600-1700), Granada, Universidad de Granada, 1989, p. 197.

14 Adelina Sarrión Mora, Beatas…, op. cit., p. 36.

15 Jean Pierre Dedieu, «La sexualidad ante la Inquisición», in Furor et rabies..., op. cit., p. 434.

16 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 808. Interesante gradación de las penas impuestas a mujeres, desde alcahuetas y prostitutas hasta adúlteras, en María Luisa Candau Chacón, «Un mundo perseguido. Delito sexual y justicia eclesiástica en los Tiempos Modernos», in Furor et rabies..., op. cit., p. 431.

17 Esos delitos «femeninos» suelen relacionarse con la moralidad, concretamente con la moral sexual y marital (véase Enrique Villalba Pérez, ¿Pecadoras o delincuentes? Delito y género en la Corte (1580-1630), Madrid, Calambur, 2004, p. 116 y 269).

18 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 22. Setenta y tres de esos ochenta y cinco casos se dieron antes de 1640.

19 Por tanto, «las mujeres acusadas sirvieron de chivos expiatorios en los que descargar una violencia generada por el miedo y el fanatismo» (véase Adelina Sarrión Mora, Beatas…, op. cit., p. 132).

20 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 576.

21 Ibid., p. 582.

22 Era «gente del pueblo, ignorantes en su mayoría, que buscan en la hechicera algún remedio para sus males» (Flora García Ivars, La represión en el tribunal inquisitorial de Granada, 1550-1819, Madrid, Ed. Akal, 1991, p. 29).

23 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 207. La vergüenza pública era la pena para estas vendedoras de pócimas.

24 Ibid., p. 202.

25 Interesante reflexión sobre el tema en Bartolomé Clavero, «Delito y pecado. Noción y escala de transgresiones», in Sexo barroco y otras transgresiones premodernas, Francisco Tomás y Valiente (ed.), Madrid, Alianza Editorial, 1990, p. 57-89.

26 Jaime Contreras, «Justicia y reconciliación: perdón, castigo y restauración. España (s. xvi-xviii)», in Actas de la XI Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna. Ponencias y conferencias invitadas, Juan Luis Castellano y Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz (eds.), Granada, Editorial Universidad de Granada, 2012, p. 109.

27 María Luisa Candau Chacón, art. cit., p. 404.

28 Véase al respecto Heinz Schilling, «El disciplinamiento social en la Edad Moderna: propuestas de indagación interdisciplinar y comparativa», in Furor et rabies..., op. cit., p. 17-46, y en Martin Dinges, «El uso de la justicia como forma de control social en la Edad Moderna», in Furor et rabies..., op. cit., p. 47-68.

29 Las mujeres condenadas por el tribunal de la Inquisición de Granada a lo largo del siglo xvii ascienden a 531 frente a 1.341 varones (en una proporción de 1:2,5), según las estimaciones de María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 31.

30 En Flora García Ivars, op. cit., p. 236.

31 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 550.

32 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 87.

33 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 600. Es dudoso que confesara antes de morir, ya había sido reconciliada en 1595 y nada había delatado incluso puesta dos veces en el tormento en la cárcel inquisitorial, en la que permanecía desde 1613 (María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 163). En 1595 se «amorteció» en el potro y hubo que suspender el tormento (José Mª. García Fuentes, La Inquisición en Granada en el siglo xvi, Granada, Universidad de Granada, 1981, p. 454).

34 Espeluznante testimonio de la práctica del tormento en el trabajo ya clásico de Francisco Tomás y Valiente, La tortura en España. Estudios históricos, Barcelona, Ed. Ariel, 1973, p. 11-32, especialmente el detallado sobre una acusada de hurto, María Rodríguez, en 1648, que concluía con un cuádruple «no sé nada».

35 Referencia a la tortura en el tribunal inquisitorial granadino en Flora García Ivars, op. cit., p. 16-24.

36 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 478.

37 Ibid., p. 449.

38 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 45.

39 Ibid., p. 280

40 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 886.

41 Tomás A. Mantecón, «El mal uso de la justicia en la Castilla del siglo xvii», in Furor et rabies..., op. cit., p. 93.

42 Cit. en Francisco Tomás y Valiente, «Delincuentes y pecadores», in Sexo barroco y otras transgresiones premodernas, F. Tomás y Valiente (ed.), Madrid, Alianza Editorial, 1990, p. 21. Sobre la teatralización de las penas capitales y sus modalidades, véase Iñaki Bazán, «La pena de muerte en la Corona de Castilla en la Edad Media», Clío & Crimen, 2007, t. 4, p. 306-352.

43 María Luisa Candau Chacón, Los delitos y las penas en el mundo eclesiástico sevillano del siglo xviii, Sevilla, Diputación Provincial, 1993, p. 303.

44 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad y confesión. La solicitación ante el Tribunal del Santo Oficio (siglos xvi-xix), Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2010, p. 57 y 75.

45 Ibid., p. 366. Véase también Stephen Haliczer, Sexualidad en el confesionario. Un sacramento profanado, Madrid, Siglo XXI de España, 1998.

46 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 22. Fue más frecuente en Granada que en los tribunales de Toledo o de Galicia (ibid., p. 276).

47 El arzobispo Pedro Guerrero lo vio como un tema muy preocupante (José Mª. García Fuentes, «Inquisición y sexualidad en el Reino de Granada en el siglo xvi», Chronica Nova, 1982, t. 13, p. 21). Recibió una bula específica para perseguir a los solicitantes en 1559 (Adelina Sarrión Mora, Sexualidad…, op. cit., p. 62 y siguientes). Desde 1576 figura en los edictos de fe; teóricamente podía castigarse con destierro, reclusión, galeras o, in extremis, pena de muerte; claro está, se añadía suspensión a divinis y privación de beneficios.

48 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad…, op. cit., p. 94.

49 José Mª. García Fuentes, Visitas de la Inquisición al reino de Granada, Ganada, 2006, p. 305. Aconteció en la visita a Guadix de 1592.

50 Adelina Sarrión Mora, Sexualidad…, op. cit., p. 155.

51 José Mª. García Fuentes, Visitas.., op. cit., p. 320-321.

52 Ibid., p. 352.

53 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 274.

54 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 327.

55 Ibid., p. 374.

56 Ibid., p. 329-331.

57 Ibid., p. 338.

58 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 275.

59 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 337.

60 Ibid., p. 438-439.

61 Ibid., p. 369.

62 Ibid., p. 370.

63 Ibid., p. 390.

64 María José de la Pascua Sánchez, art. cit., p. 128.

65 En auto de fe celebrado en 1635 en la iglesia de Santiago fue penitenciado un fraile «por aver apostatado de su religión y averse casado dos veces» (Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 759).

66 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 277.

67 «Las vezes que tratava de amores no la confesava», se dice de un mínimo malagueño (José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 349).

68 Como remata Quevedo: «que se venga rico a ver / con semejante regalo -cuernos-, / malo» (Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 237).

69 «No es el amor de la esposa lo que exige el honor, sino el respeto a la honra» (ibid., p. 239).

70 Pablo Pérez García, art. cit., p. 389.

71 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 574.

72 Ibid., p. 661, 752 y 808.

73 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 412.

74 James Casey, «La sociedad…», art. cit., p. 128. La adúltera y su amante pasaban «a poder del marido, y faga dellos lo que quisiere», siempre que ambos corriesen la misma suerte (Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 55 y 233).

75 Iñaki Bazán, art. cit., p. 306-352. Además, el adulterio parece más perseguido en la Corona de Aragón que en la de Castilla (Pablo Pérez García, art. cit., p. 385).

76 Tomás A. Mantecón, art. cit., p. 71.

77 Respectivamente suponen el 13,5 % y el 28,4 % en el lapso 1495-1510, según Luis Miguel Mendoza Garrido, Clara Almagro Vidal, María Ángeles Martín Romera y Luis Rafael Villegas Díaz, «Delincuencia y justicia en la Chancillería de Ciudad Real y Granada (1495-1510)», Clío & Crimen, 2007, t. 4, p. 353-585.

78 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 701.

79 Ibid., p. 755.

80 Ibid., p. 791.

81 Francisco J. Lorenzo Pinar, «Actitudes violentas en torno a la formación y disolución del matrimonio en Castilla durante la Edad Moderna», in Furor et rabies..., op. cit., p. 172.

82 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 571.

83 António Manuel Hespanha, «De la iustitia a la disciplina», in Sexo barroco y otras transgresiones premodernas, Francisco Tomás y Valiente (ed.), Madrid, Alianza Editorial, 1990, p. 183.

84 Cit. en Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 208.

85 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 540.

86 Ibid., p. 653.

87 Ibid., p. 607.

88 Ibid., p. 614.

89 Ibid., p. 621.

90 Ibid., p. 738.

91 Ibid., p. 770-771.

92 Ibid., p. 773-774.

93 Ibid., p. 782.

94 Ibid., p. 801.

95 Ibid., p. 805.

96 Ibid., p. 867.

97 Ibid., p. 904.

98 Ibid., p. 904 y 908.

99 Ibid., p. 913.

100 Ibid., p. 935.

101 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 442.

102 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 425.

103 Ibid., p. 316.

104 James Casey, «El matrimonio clandestino en Andalucía en la época moderna», in Familia y sociedad en el reino de Granada durante el Antiguo Régimen, Granada, Editorial Universidad de Granada, 2008, p. 15-33.

105 Rocío Sánchez e Isabel Testón, «La violencia como factor de expulsión en la Edad Moderna», in Furor et rabies..., op. cit., p. 274.

106 Francisco de Godoy, El héroe político, Málaga, 1682, p. 31.

107 Adelina Sarrión Mora, Beatas…, op. cit., p. 27.

108 Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 202.

109 María José de la Pascua Sánchez, art. cit., p. 157.

110 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 527.

111 Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 27.

112 Ibid., p. 29-30.

113 James Casey, «La sociedad…», art. cit., p. 131.

114 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 656.

115 Ibid., p. 724.

116 Ibid., p. 917.

117 Ibid., p. 594.

118 Ibid., p. 601.

119 Ibid., p. 691.

120 Ibid., p. 735.

121 Ibid., p. 719.

122 Ibid., p. 743.

123 Ibid., p. 867.

124 José Mª. García Fuentes, La Inquisición…, op. cit., p. 157.

125 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 773.

126 Ibid., p. 933.

127 Ibid., p. 558.

128 Ibid., p. 624.

129 Ibid., p. 714.

130 Pieter Spierenburg, «Violencia, género y entorno urbano: Amsterdam en los siglos xvii y xviii», in Furor et rabies..., op. cit., p. 120.

131 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 731.

132 Ibid., p. 804.

133 Ibid., p. 826.

134 Ibid., p. 926.

135 Ibid., p. 831.

136 Pablo Pérez García, art. cit., p. 382.

137 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 867.

138 Ibid., p. 873.

139 Ibid., p. 620.

140 María Ángeles Fernández García, op. cit., p. 57.

141 Francisco Henríquez de Jorquera, op. cit., p. 832. Sólo se perseguía a los amancebados casados que lo fueran públicamente o con abandono de su esposa (Enrique Villalba Pérez, op. cit., p. 56).

142 Ibid., p. 212.

143 Juan Luis Castellano, «La violencia…», art. cit., p. 3.

144 José Mª. García Fuentes, Visitas..., op. cit., p. 396.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, « Violencia y mujer en Granada en la primera mitad del siglo xvii », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 12 | 2013, mis en ligne le 22 décembre 2012, consulté le 27 mars 2017. URL : http://framespa.revues.org/2137 ; DOI : 10.4000/framespa.2137

Haut de page

Auteur

Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz

Professeur d´Histoire Moderne
Université de Grenade, Département d´Histoire Moderne et de l´Amérique
mllopez@ugr.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Les cahiers de Revues.org